Bahrein 2012: una riesgosa decisión

Pocos minutos antes de dar comienzo a la actividad del viernes en China, la FIA, mediante un comunicado de prensa, confirmó la presencia de la Fórmula 1 en Bahrein para la cuarta fecha del torneo 2012 este fin de semana.

A pesar de ello, las dudas sobre la situación en el país asiático crecen día a día. Bahrein: capítulo II.

¿Una situación distinta al 2011?

A pocos días de la carrera uno se pregunta, ¿tanto ha cambiado la situación en los 5 meses que separaron entre los intentos de la FIA por reintroducir al calendario a la carrera cancelada a principios de 2011 y la cuarta fecha de la temporada 2012?

Largada de la última, en 2010

La ola de protestas revolucionarias que azotaron Medio Oriente y África del Norte aún siguen su curso. Inicialmente impulsados por la necesidad de una mayor libertad política y equidad con los islámicos chiítcas, los protestantes se siguen expresando en las calles y los liderados por el Rey Al Khalifa siguen defendiéndose, según se dice, a fuerza de represión, gas lacrimógeno, abusos y torturas.

Si bien los reportes varían dependiendo de donde vengan, uno puede suponer que la situación no es lo suficientemente pacífica como para celebrar Gran Premio de Fórmula 1. Ya durante la pretemporada distintas organizaciones de derechos humanos de Bahrein le pidieron a los equipos que boicoteen la competencia considerando las torturas que viven los habitantes de Bahrein.

Con dinero, todo vale

La Fórmula 1 queda metida (otra vez) en el medio entre lo que debería ser un evento deportivo internacional a pasar a cumplir un rol vital en la situación del país, pero poco importa si de dólares se trata.

Es muy difícil creer que la reciente decisión de llevar a cabo la carrera de este año no tenga que ver con el dinero. Ya se sabe cuál es la opinión de Bernie Ecclestone en cuanto a políticas se trata: cualquiera estará bien en tanto se lleve a su casa una valija llena de dólares.

Bahrein es una de las carreras más valiosas para la F1, tanto en términos de cuanto dinero se recibe por carrera como el nivel de exposición que los sponsors aprovechan en el evento. De igual forma, es extremadamente valiosa para la economia del país, en especial en estos momentos después de doce meses sumamente inestables. Y claro, representa una forma de demostrarle al mundo que la situación volvió a la normalidad.

Eso explica el por qué del juego que hace la Fórmula 1 este año. La temporada pasada, la carrera fue pospuesta hasta el último momento, hasta que los propios organizadores la cancelaron. De esta forma, la categoría pudo quedarse con los 40 millones de dólares que pagaron por la fecha en el calendario 2011 aún si no se llegó a correr.

La F1, cegada (copyright Mantovani)

Este año, las cosas son distintas, y de cancelarse la carrera, la FOM deberá devolver ese dinero y tanto Bahrein como la F1, además, se quedarían sin Gran Premio en 2013 según el reglamento de la FIA.

Y tampoco ninguno de los equipos se anima a opinar abiertamente al respecto. Pensemos en McLaren, por ejemplo, ¿qué puede decir si el 50% de sus acciones son propiedad de Mumtalakat Holding Company, la compañía del gobierno de Bahrein para inversiones no pretrolíferas?.

Es un riesgo innecesario

Más allá de cuál sea la mirada correcta sobre lo que ocurre en Bahrein a nivel político y social, queda bastante claro que realizar la carrera es una decisión errada. Mandar todo el circo de la F1 a un país en una crisis tan profunda no hace más que elevar el riesgo innecesariamente en todo sentido.

Mientras algunos pensarán en como dar la vuelta al Sakhir International Circuit de la forma más rápida, Al-Khawaja, co-fundador del Centro de Derechos Humanos de Bahrein, está desde hace dos meses en huelga de hambre mientras permanece detenido junto con otros activistas, periodistas y protestantes.

Y no sorprenden las reacciones del pueblo bahreiní: apenas se supo la reciente decisión de la FIA, en las calles de Bahrein los protestantes quemaron pancartas con fotos de Ecclestone, quemaron carteles promocionando la carrera. Hay bombardeos y atentados, y hasta se encontraron explosivos cerca del autódromo pero la categoría prefiere no escuchar y continúa creyendo lo que el gobierno les cuenta.

En ese marco, los equipos tanto de Fórmula 1 como de GP2 Series (que realiza la segunda fecha de su campeonato) deben enviar a todo su personal, y junto a ellos, un mar de periodistas, muchos de los cuales ya anunciaron que no asistirán – notablemente  la televisión japonesa FujiTV y la  austríaca.

Así se muestra al mundo cómo piensa la categoría, sin aprender de errores pasados como cuando continuaban yendo a Sudáfrica pese a los conflictos con el apartheid en 1985.

Nadie sabe que puede llegar a pasar si la violencia continua como hasta ahora y menos con una decision tan controversial como errada, que podría ver acciones de los protestantes cuando los autos estén en pista. La seguridad de los equipos no está asegurada como dicen los organizadores ni tampoco es un “riesgo controlado”, sólo es una nueva mancha en la historia de la Fórmula 1.

Anuncios

Un pensamiento en “Bahrein 2012: una riesgosa decisión

Escribe un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s