HRT y Marussia se merecen un lugar

Hoy se inician los últimos ensayos comunitarios de pretemporada y tanto Marussia como HRT no han logrado completar la construcción de sus nuevos chasis tras repetidos problemas en los “crash test”. Prácticamente llegarán a la apertura del torneo con autos apenas desarrollados y sin probar.

Otra vez estalla la discusión entre los fans: ¿merecen participar en la F1?. Si hasta Luca di Montezemolo los culpó de “manchar la imagen de la F1”. ¿Es tan así?

Les prometieron A, les dieron Z

El ingreso de los nuevos equipos al circo de la Fórmula 1 para 2010 fue parte del frustrado proyecto de Max Mosley, por entonces presidente de la FIA, de limitar el presupuesto de todos los equipos a sólo de 45 millones de dólares por año, mientras la mayoría gastaba hasta 4 veces esa cifra. La guerra entre la FOTA y la FIA, convencida que sería imposible continuar si se mantenían los costos, no se demoró. Los medios especializados se llenaron de acusaciones cruzadas e incluso los equipos anunciaron la creación de una categoría paralela, hasta que las aguas se calmaron y el proyecto no se efectivizó.

Otros ni debutaron...

Así es como Marussia (por entonces Virgin), HRT (Campos Meta, luego Hispania), Caterham (Team Lotus) y USF1 ingresaron al circo de la F1. Inicialmente tentados por el límite presupuestario, sin comerla ni beberla, se encontraron en medio de un torneo que les exigía desembolzar muchísimo más de lo que tenían previsto y sin los beneficios de los derechos televisivos, puesto que eran debutantes. La crisis económica tampoco ayudó: la falta de fondos puso en peligro el debut e incluso antes de empezar el campeonato, uno de los equipos ya había cambiado de dueño y otro se había desintegrado por completo.

Los tres que quedaron, a pesar de los malos resultados y la falta de competitividad en estos dos años, siguen en pie y luchan día a día por permanecer en la categoría.

Y en una época muy difícil deportivamente. Los desarrollos cada año son más extremos y más costosos y encima la confiabilidad dentro de la categoría llego a un nivel tal que es muy raro ver más de 5 abandonos por fallas mecánicas en una carrera. Así, poco lugar queda para que los más pequeños consigan un resultado que nadie esperaba, como tal vez antes sí sucedía.

HRT, por ahora sin sponsors

Aún así, Caterham, con continuidad tanto a nivel pilotos como a nivel técnico, esperan que 2012 sea finalmente el año del despegue. Los acuerdos con Red Bull para utilizar parte de su tecnología, entusiasman dentro del equipo. El CT-01 promete, a pesar de no haber demostrado demasiado en los tests.

La situación de Marussia y HRT es más complicada. El equipo de bandera rusa, que ahora mantiene acuerdos con McLaren, aún debe homologar su chasis y llegarán a Australia con un auto sin probar mientras que los españoles, si bien pasaron todos los crash-test la semana pasada, aún esperan poder girar en los últimos ensayos oficiales de Barcelona esta semana.

El problema es que pocos admiran el esfuerzo de los más pequeños por sobrevivir.

La lluvia de críticas, en una época difícil para los más nuevos

Uno de los mayores críticos acerca de la aptitud de los equipos nuevos es (cuándo no) Luca di Montezemolo. el presidente de Ferrari. En repetidas ocasiones tildó de “patéticos” a los nuevos, diciendo que no se merecen un lugar en la cúmbre del automovilismo deportivo, llegando a compararlos con equipos de fórmulas menores.

Muchos fans sienten lo mismo: la F1 es (o debería ser) el máximo nivel dentro del deporte motor, tanto en la calidad de los pilotos como de los equipos y constructores.

El argumento es válido… hasta que uno revisa la historia de la categoría, llena de escuderías chicas que dieron lo mejor para hacerse de un lugar en la máxima y a pesar de haber fallado (en su mayoría), muchos quedaron en el corazón de los fanáticos.

El argumento es válido… hasta que uno revisa la historia de la categoría, llena de escuderías chicas que dieron lo mejor para hacerse de un lugar en la máxima y a pesar de haber fallado (en su mayoría), muchos quedaron en el corazón de los fanáticos.

¿Cuántos hinchas tenía Minardi, por ejemplo?. Muchos empujamos por ellos alguna vez para que obtengan un resultado, por más mínimo que fuera. Seguramente no ocurría lo mismo con poderosas marcas como Toyota, Honda o BMW.

También hubo peores… mucho peores

La lista de equipos con pésimos resultados, en épocas más sencillas tanto en lo económico como en lo deportivo, es muy larga. Hasta mediados de los 90, apenas se necesitaban las ganas, un puñado de mecánicos, un piloto, un chasis y un motor (generalmente viejos modelos de otros equipos) para participar de una carrera.

Coloni intentó clasificar 82 veces, y sólo lo logró en 14

Los Grandes Premios recibían a más de 30 autos inscriptos cada fin de semana, e inclusive se hacían dos sesiones de clasificación distintas (la preclasificación que eliminaba a los más lentos y la definitiva que ordenaba la grilla). Varios hasta sufrían para ser parte de la tanda clasificatoria…

Entonces, el argumento de Luca di Montezemolo queda anulado: la Fórmula 1 necesita tanto a los grandes como McLaren o Ferrari, como a HRT y compañía.

Y más si realmente están haciendo el esfuerzo por sobrevivir y mejorar. Que los tres tengan asociaciones con equipos más fuertes, es una señal que lo mejor está por venir.

Anuncios

Escribe un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s