Michael Schumacher: crónicas del retorno

Schumacher 2011Un 23 de diciembre como hoy, pero hace dos años, el mundo motor se despertaba con la sorpresiva noticia del retorno del piloto más ganador de la historia de la Fórmula 1. Firmaba un contrato de tres años con Mercedes, que recientemente se había hecho cargo del equipo Brawn GP, campeón 2009.

Mucho se esperaba del Käiser, pero las malas actuaciones, sumado a un auto que no siempre rindió, decepcionaron a más de uno. Luego de dos temporadas, repasamos esta nueva etapa de Michael Schumacher – crónicas del retorno.

El retiro y  las actividades fuera de pista

Schumacher Desafio das Estrelas

Se rumoreaba que la temporada 2006 iba a ser la última del gran Michael Schumacher, pero la confirmación llegó recién luego del Gran Premio de Italia de ese año, en Monza. Después de ganar la carrera, superando a Kimi Räikkönen, el alemán anunciaba el retiro mientras peleaba el título mano a mano con Fernando Alonso. Finalmente, con la rotura del motor de la Ferrari mientras lideraba en Japón, la anteúltima fecha del torneo, y la corona perdida, Schumacher se alejaba de la categoría con un 4º puesto en Brasil, luego de una remontada épica, como para demostrar que se iba en lo más alto.

Si bien se había ido con un mal sabor por no haber sumado una octava corona a sus palmares, Schumi dio a entender no pensaba en volver, repitiendo una y otra vez que sus días de F1 eran historia y que ahora prefería la tranquilidad de su hogar, sus hijos, su familia. Sin embargo, era claro que nunca abandonó su pasión por la velocidad.

Entre 2007 y 2009, el multicampeón probó las motos corriendo varias carreras en el Campeonato Alemán de Superbike, sin demasiado éxito ni intenciones de tomárselo muy en serio. También participó del Race of Champions, consiguiendo la Copa de Naciones junto con Sebastian Vettel en tres ocasiones, y corrió el Desafio Internacional das Estrelas, ganando las ediciones ’07 y ’09.

Además continuó asociado a Ferrari, incluso trabajando como consejero del equipo de Fórmula 1 hasta 2009. Incluso probó los monopostos de Maranello en varias ocasiones durante los ensayos oficiales, llegando a marcar los mejores tiempos algunos días.

El primer indicio de lo que se venía

Schumacher 2009Más allá de las pruebas en las distintas Ferrari, Schumacher recién dio una primera muestra de sus ganas concretas de volver a competir cuando en 2009 anunció su retorno temporal suplantando a Felipe Massa. El brasileño había sufrido un serio accidente en Hungría, cuando una espiral del auto de Rubens Barrichello impactó sobre su casco mientras viajaba a 260 km/h, dejándolo inhabilitado para correr por el resto de la temporada.

La Fórmula 1 entera se congeló ante la noticia. Desde los periodistas y fans hasta sus colegas esperaban con ansias el regreso del gran campeón. Mientras tanto, Ferrari pidió autorización para que Schumacher probara una de las F2009, pero los demás equipos rechazaron la idea. No les quedó otra que usar una vieja F2007 con cubiertas slick de GP2. Y por cierto, tenía mucho trabajo por delante.

La categoría había cambiado considerablemente. Entre 2006 y 2009, el control de tracción había desaparecido, volvían las slicks, se instalaba el KERS, y cambiaban las configuraciones aerodinámicas, con mucha menos carga que antes. Sería interesante ver como el talento del alemán se adaptaba a esta nueva F1.

Pero no tuvimos la oportunidad. Luego de varios días de ensayos, Schumacher sufría fuertes dolores en el cuello, lesionado en una caída durante sus experiencias con las Superbikes. El retorno quedaba trunco.

2010: las expectativas y la decepción

Schumacher, Sauber 1989
El reencuentro con Mercedes

El problema era que Michael ya le había vuelto a tomar el gustito a la Fórmula 1. Cuando Ross Brawn, un viejo conocido de las épocas gloriosas en Ferrari, lo llamó para incorporarse al equipo Mercedes, Schumi no dudó. Firmó un contrato de tres años para acompañar a Nico Rosberg y no sólo el retornar a la máxima, sino también  reencontrarse con la marca que lo vio nacer como piloto mundialista, allá a principios de los ’90 en el World Sportscar Championship.

Ya con un estado físico al 100%, y varios días de pruebas oficiales durante el invierno europeo, muchos esperaban una gran temporada, pero sólo fue una ilusión. Michael se encontró con un monoposto diseñado para Jenson Button y unas Bridgestone de nuevo diseño, que requerían un estilo de manejo muy diferente a lo que el alemán prefería.

Mientras Rosberg sumaba podios en Malasia y China, Schumacher tardaba una carrera entera en superar al Toro Rosso de Alguersuari en Australia y apenas si podía seguirle el ritmo a los demás sobre el asfalto mojado de Shangai, en condiciones en las que antes el alemán se destacaba.

Fue una primera mitad de año de terror -salvo en España y Turquía donde logró los mejores resultados del año con sendos 4º puestos, Schumacher generó más revuelo fuera de pista que adentro. Las opiniones de ex-pilotos y especialistas enfatizaban el error del regreso del alemán, arriesgando su reputación y generando polémica, como su excesivos movimientos defensivos durante el Gran Premio de Hungría donde casi estampa contra la pared a Rubens Barrichello.

Pero a medida que el Mercedes mejoraba, el Käiser empezó a ver luz al final del túnel. En Corea se acercó como nunca a los tres primeros del podio, con un excelente ritmo en una carrera que casi se suspende por las fuertes tormentas. Por primera vez en su vida, completaba una temporada entera sin triunfar, pero no todo estaba perdido.

Un gran 2011 devuelve la esperanza

Webber, Schumacher, Canadá 2011
Su mejor día en Canadá 2011

El 2011 fue mucho mejor para el alemán. Si bien perdió de nuevo con Rosberg, se mantuvo mucho más cerca esta vez. Cerró actuaciones erráticas por momentos, con incidentes, despistes, y errores varios, como en Singapur cuando se llevó por delante a Sergio Perez o los repetidos toques con Vitaly Petrov que le costaron más de un alerón delantero. Pero también mostró flashes de que el talento sigue intacto y que tiene mucho para dar todavía.

Con un Mercedes más adecuado a sus preferencias, aunque todavía relegado detrás de los equipos de punta, Schumi pudo reivindicarse. Si bien no era inusual ver a Rosberg sacándole diferencias en las clasificaciones, los domingos la historia era otra. A medida que avanzaba la temporada, Schumacher demostró su solidez e inteligencia característica, recuperándose de malas tandas clasificatorias para terminar adelante.

Hasta casi mete un podio. En Canadá, en su mejor carrera desde el retorno, brilló en una competencia extremadamente complicada con el clima. Con un gran ritmo, se metió bien adelante, superó a Kobayashi y Massa en una espectacular maniobra para ponerse segundo, pero Webber y Button a fuerza de DRS, pronto lo terminaron por relegar. Y en Bégica, a 20 años de su debut en la máxima, largó último después de no poder clasificar y se recuperó para terminar quinto, adelantando a Rosberg cerca del final.

Terminó el torneo apenas 13 puntos detrás de su compañero, en una enorme mejoría en comparación a los 70 puntos que los separaron en 2010, recuperando un poco de la reputación perdida. Claro que no fueron las actuaciones esperadas para un siete veces campeón mundial, pero hubo un progreso notable que ilusiona a más de uno.

La pregunta es: si Mercedes se acerca a los Red Bull y Mclaren, ¿hasta donde podrá llegar en 2012? ¿volverá el “viejo Schumacher” a pelear un campeonato?

Anuncios

Un pensamiento en “Michael Schumacher: crónicas del retorno

  1. Pingback: Michael Schumacher | TagHall

Escribe un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s